0
0 In Blog/ Gemas/ Gemoterapia

CUARZO ROSA

Me gustaría empezar el significado de las gemas con el cuarzo rosa. Esta gema es la piedra del amor incondicional y paz infinita. Es la piedra más importante para el corazón y el chakra correspondiente, que es el del plexo solar. El cuarzo rosa enseña la verdadera esencia del amor. Purifica y abre el corazón a todos los niveles, aportando una profunda curación. Transmite calma, seguridad y es una excelente gema para traumas o crisis emocionales.

Si quieres atraer amor, tu mejor aliado será sin duda esta romántica gema. Es tan eficaz atrayendo amor y relaciones hacia ti que, a menudo, necesitarás la amatista (piedra muy recomendada para la sobriedad) para atemplar un poco su efecto. También devuelve la confiaza y la armonía a las relaciones existentes, favoreciendo el amor incondicional.

El cuarzo rosa extrae suavemente la energía negativa y la reemplaza por vibraciones amorosas. Fortalece la empatía y la sensibilidad, y ayuda a aceptar los cambios cuando éstos son necesarios. Es una piedra excelente para afrontar las crisis de la mitad de la vida. Sostener un cuarzo rosa potencia las afirmaciones positivas. Esta piedra puede recordarnos nuestra intención, y fomentar la receptividad a todo tipo de belleza.

En el campo de las emociones, el cuarzo rosa es el mejor sanador. Libera penas y emociones estancadas, transmutando los condicionamientos que ya no sirven, aliviando el dolor e interiorizando y sanando las carencias. El cuarzo rosa enseña a amarse a uno mismo, y es vital cuando creemos que no merecemos ser amados.

blog_esmagic_cuarzorosa

USOS PARA SANAR CON EL CUARZO ROSA

Lleva esta gema puesta sobre el corazón. Puedes situarla encima del corazón (a través de un colgante) o bien si tienes un momento para la meditación, túmbate y colócala en el chakra del corazón (pecho).

Si tienes un rincón especial en el hogar para el amor, un cuarzo rosa, a modo de decoración vendrá genial para regenerar energías amorosas.

EL CUARZO ROSA INSPIRA

PIEZAS ESMAGIC EN CUARZO ROSA

FUENTE:

  • La biblia de los cristales (Judy Hall). 

You Might Also Like

No Comments

Deja un comentario